Dóberman

Los perros dóberman han adquirido, con el paso del tiempo, fama de perros poco sociables, peligrosos y guardianes de propiedades pero lo cierto es que existen muchos mitos populares que rodean a esta raza que no son del todo verdaderos. Por eso, vamos a conocer a continuación cómo es y cómo se comporta esta raza:

Un poco de historia

Antes de nada debemos mencionar los orígenes del dóberman porque resultan verdaderamente curiosos. El responsable de la creación de la raza dóberman fue un señor llamado Karl Friedrich Louis Dobermann que, por su necesidad de crear un perro guardián que le defendiera mientras realizaba su trabajo de cobro de impuestos sin que nadie le arrebatara la recaudación, se vió obligado a crear esta raza.

Apariencia

El dóberman es un perro muy grande que llega a medir 70 cm de altura  a la cruz y pesar hasta 41 Kg en el caso de los machos. En el caso de las hembras, las medidas llegan hasta los 68 cm de altura y los 35 Kg de peso.

El cuerpo del dóberman es cuadrado pero elegante con un pelaje muy corto y brillante que se pega a su cuerpo, y una cabeza muy característica que posee forma de cuña. Hace años, era muy común ver a perros de esta raza con las orejas cortadas y a día de hoy se continúan viendo pero en menor medida.

Características

Los mitos populares, el cine y las habladurías han terminado considerando a esta raza de perro como una raza peligrosa, destructiva y agresiva. Tanto es así que se ha llegado a llamar perro asesino a cualquier perro de esta raza.

Lo que ocurrió realmente es que la popularidad que adquirió este perro por sus funciones de guardián hizo que muchos criadores vieran los euros en sus bolsillos y comenzaran a vender dóberman con carencias genéticas y deficiencias de todo tipo. Esto provocó que muchos de estos ejemplares fueran perros peligrosos con algún tipo de desorden mental que les impedía atender a razones. De toda esta historia deriva la terrible fama que tiene el dóberman en la actualidad.

Pues bien, después de mencionar todo el asunto de la agresividad del dóberman afirmaremos que todo es totalmente falso. El dóberman es un perro muy cariñoso, tranquilo y amistoso con los de su alrededor pero si es cierto que puede mostrar su carácter ante desconocidos.

Esta falta de confianza en extraños puede evitarse con un adiestramiento correcto y una socialización llevada a cabo desde que el animal es un cachorro. Dado que el dóberman es un perro muy inteligente, no tendrá problema en adquirir esta socialización y no volverse loco cada vez que alguien extraño entra en el hogar.

Por otra parte, el perro dóberman es un perro que no soporta bien el frío, al contrario de lo que mucha gente piensa, por lo que no es un perro que pueda estar en el exterior todo el tiempo. Se recomienda construirle una caseta que le aisle del frío o dejarle entrar durante la noche.

Salud

A pesar de las posibles deficiencias aparecidas en algunos ejemplares de dóberman debido a la cría de poca calidad desarrollada por muchos criadores, es una raza muy saludable que no suele presentar enfermedades graves.

Algunas de las enfermedades que más pueden afectar al dóberman tiene que ver con problemas de columna o displasias de cadera, además de algún que otro problema cardíaco.

En definitiva, el perro dóberman es un perro tranquilo, cariñoso, algo desconfiado y muy fiel a su familia. Con un adiestramiento adecuado y una buena socialización es un perro que no le dará ningún tipo de problema.